Y me pinté las cejas

Tomando algunas pinturas de Frida Kahlo como punto de partida, la autora se autorretrata y hace un trabajo de transposición del medio pictórico al fotográfico. La autora construyó cada una de sus imágenes atendiendo a los detalles de los originales, haciendo de la fotografía en su caso, una labor multidisciplinaria e integral. La serie que le siguió (Lotería mexicana) fue una continuación de esta forma de trabajo.