Había una vez

Es una serie todavía en proceso. En esta serie la autora pone la mirada en la infancia, centrándose en el crecimiento de sus dos hijas (Ema y Ludmila) a lo largo de varios años. Siguen presentes algunos elementos propios de su universo artístico: el uso de los disfraces, las puestas en escena y los juegos de máscaras y de representación. En este caso, y a diferencia de sus otros proyectos, estos elementos se dan de manera más espontánea y natural. La fotógrafa es testigo de esos juegos y de cómo los niños viven el transcurrir de los días en una suerte de presente mágico y continuo.